Categories: ActualidadPublished On: 14/06/2022By

Review Película DBS Super Hero [0% SPOILERS]

Acabo de ver DBS Super Hero. La película que más críticas, expectación y división ha generado entre el fandom. ¿Tienen razón los haters? O por el contrario, ¿es un peliculón? Para descubrirlo quédate en estas primeras impresiones SIN SPOILERS de Dragon Ball Super: Super Hero, la última película de la franquicia en 2022.

Bien, antes de nada quiero dejar claro que esto no es un análisis en profundidad, sino más bien unas primeras impresiones acerca de lo que me ha hecho sentir la película en términos de peleas, aspecto visual, trama y eventos importantes. Y como he dicho no haré ningún spoiler importante para no estropear la trama al que quiera esperar para verla por su cuenta.

Review Película DBS Super Hero

Empezaré por el terreno visual, ya que es sin duda uno de los aspectos de DBS Super Hero que más debates ha generado debido al uso del CGI como tecnología principal. A lo largo de estos meses seguro que has leído comentarios sarcásticos del tipo “cuándo sale este juego de ps2” y otros mensajes parecidos con igual nivel de ingenio de parvulitos. Pues bien, qué tal es el CGI de la película?

En líneas generales me ha parecido francamente espectacular, lo mejor que he visto con esta tecnología, pero no por ello carente de momentos que flaquean y que sí que pueden parecer propios de un videojuego.

Como digo no es algo que ocurra constantemente ni mucho menos, pero sí que hay ciertas escenas donde la bajada de calidad es palpable y realmente notable.

Pero si sabes pasar esto por alto y perdonarlo al igual que perdonaste a la de Broly en los momentos más extraños de animación, disfrutarás de un espectáculo muy difícil de igualar con la animación tradicional. El CGI es bonito, fluido y permite movimientos de cámara de ensueño para los estándares de Dragon Ball.

Por momentos está tan bien hecho, que casi no apreciarás que se trata de tecnología renderizada, pareciendo más bien dibujo digitalizado de grandísima calidad.

La paleta de colores también ayuda mucho a DBS Super Hero, ya que permite hacer desaparecer con gran acierto esa sensación de profundidad 3d que no encajaría bien con el universo de Akira Toriyama.

Por lo tanto, si tu mayor miedo es que el estilo visual de DBS Super Hero no sea el clásico debido seguramente a la cantidad de trabajos pobres que has visto en otras animaciones cgi de otras franquicias, sacúdete ese miedo porque lo más probable, es que como mínimo te quites ese prejuicio al terminar la peli.

En cuanto a las peleas en la película, hay que reconocer que por momentos se genera un frenetismo que ilusiona, y en otros una amalgama de situaciones que puede llegar a saturar. Es tan variado el repertorio de planos, de participantes y de tipos de ataque, que una vez más podríamos afirmar que hacer algo así en animación tradicional sería quizás una ruina presupuestaria.

Y en el global funciona muy bien. Las peleas individuales se desarrollan con buenas coreografías de combate, dinamismo e incluso con planos de cámara bastante novedosos en la franquicia. No por ello han olvidado el estilo tradicional de representar los golpes más típicos, presentándonos una mezcla bastante bien equilibrada.

Sin embargo, las escenas de batalla de DBS Super Hero con muchos peleadores implicados a veces resultan un poco saturadas y repetitivas, aunque esto seguramente sea muy muy subjetivo y otras personas lo vean de otra forma. Yo sentí que por momentos estaba viendo un bucle con pequeñas variaciones, con la intención de rellenar tiempo de película de una forma forzadamente épica.

Y es ahí donde encuentro otro de los peros de esta película: el tiempo que dedican a ciertas cosas a veces es demasiado para mi gusto, y para otras cosas demasiado precipitado.

Claramente no puedo entrar en detalles para no spoilear DBS Super Hero, y por eso trataré de explicarlo de una forma global para que no se me malinterprete.

Antes de nada por cierto, es importante señalar que no he podido ver la película subtitulada, por lo que ciertas opiniones podrían variar cuando tenga un contexto global de los diálogos de los personajes. Aún así, y creo que ser fan de la vieja escuela ayuda con esto, creo haberme enterado a groso modo de todo lo que ha pasado y de lo que venían a querer decir en cada escena.

Así pues, la primera parte de la película me ha parecido que se desarrolla bastante bastante bien a nivel narrativo. Te explican muchas cosas en muy poco tiempo pero no de forma acelerada, para otorgar así un buen espacio a la parcela de las batallas épicas. No abusan del empleo de situaciones cotidianas como podría ser el caso de otras películas como la batalla de los dioses que tarda más en arrancar, pero tampoco dan el salto directo a la acción sin otorgarte antes un necesario contexto de los personajes.

Creo que ahí una vez más el balance está bien equilibrado en líneas generales, pero que igualmente tiene puntos que flaquean para convertirlo en algo sobresaliente.

Sin entrar en destripes, aproximadamente la mitad de la película es dedicada a la elaboración de la trama, y la otra mitad a la pelea desenfrenada.

Esto es quizás una división muy básica porque en la primera parte también hay pelea y en la segunda también hay diálogo, pero lo que predomina es fundamentalmente diálogo y pelea respectivamente.

Todo ello mezclado con una subtrama ubicada en el planeta de Beerus que, para que nadie se lleve a decepciones cuando vea la película, ya adelanto que es secundaria y que no afecta en absoluto a la principal que se desarrolla íntegramente en el planeta tierra.

En cuanto a dicha subtrama del planeta de Beerus, esta sirve fundamentalmente para algo que creo que es a fin de cuentas la conclusión más positiva de toda la película: Dragon Ball Super va a recuperar en el futuro el protagonismo de otros personajes además de Goku y Vegeta en lo que se refiere a peleas. No sé si llegaremos a los niveles de Dragon Ball y de Dragon Ball Z cuando más luchadores tenían importancia real contra los villanos, pero diría que nos están preparando sin duda para un reencauzamiento en ese sentido.

Esto se nota sobre todo en la trama principal del planeta tierra, donde como ya sabemos la red ribbon vuelve para hacer de las suyas, y Gohan y Piccolo regresan a deleitarnos con su rapidísimo trabajo en equipo.

Pan también sabemos que tiene su parte importante en la ecuación, aunque quizás podrían haberle otorgado más momentos épicos. De momento y, de nuevo lo reseño para evitar decepciones más que para spoilear, no la veremos transformada en super saiyajin. Aunque eso sí, su personalidad es inteligente, pícara y encantadora, alejándose sobremanera de la repelente pan vista en dragon ball gt.

Piccolo ya sabemos que hará también las veces de padre adoptivo de Gohan y abuelo de Pan, por lo que las situaciones cómicas y emotivas serán también la orden del día.

Eso sí, y esto una vez más es quizás a gusto del consumidor, creo que se exceden en los clichés de sagas anteriores y situaciones previas de Gohan . Llevo meses anunciándolo y ahora lo veo más claro que nunca: esta película es un nuevo intento de alzar a Piccolo y sobre todo a Gohan a la posición que bajo mi punto de vista jamás debieron abandonar. La de, como mínimo, un escalón por debo de Goku y Vegeta cuando surgen problemas.

Quizás se han dado por fin cuenta de que Goku y Vegeta tooodo el tiempo ya empieza a oler, o puede que traten de agregar personajes porque se les acaban las ideas para los saiyajins puros, pero en cualquier caso es una grandísima noticia para la futura salud de la franquicia.

Pero sí, los guiños a los pasados destellos de Gohan serán más bien homenajes directos y sin pudor, ya que encontraremos situaciones idénticas a clásicas escenas del pasado del saiyajin híbrido.

Y hablando de escenas, ¿Qué hay de las más épicas de la película? Están a la altura. Pues bueno, sí y no, depende y quizás. Es complicado la verdad, y más sin mencionar un solo spoilers.

Las escenas clave son buenas, algunas sobresalientes y personalmente incluso me han hecho soltar más de un grito de emoción. Sin embargo, hay dos o tres que podrían haberse mascado con más calma para mayor deleite del público. Dedicar un minuto en vez de 10 segundos a ciertos momentos habría, bajo mi punto de vista, dejado un mejor sabor de boca en el global de la película.

También tenemos clásicos momentos de humor de Akira Toriyama que, para mi sorpresa, creo que es de las veces que peor han quedado.

Sabemos que Dragon Ball es mucho humor y ciertamente consiguen sacarte alguna sonrisa, pero quizás hay momentos en la película en la que podrían haberse ahorrado el chiste tonto, o la cara absurda de x e y personajes.

Nada que empañe la película por supuesto, pero sí que te sacan un poco de forma abrupta del estado épico en el que te habías inmerso segundos atrás.

Estados épicos que, sí, implican powerups importantes. Espérenlos con la mente abierta porque les van a sorprender, impactar y puede que incluso les cueste digerirlos.

Lo mismo pasará con los villanos. Gamma 1 y Gamma 2 no tienen tiempo para desarrollar la suficiente empatía para con el espectador, y eso quizás impide que se les tome el suficiente cariño como para que impacten según qué situaciones.

Es un poco lo que he dicho antes, ciertas situaciones deberían haber tenido un poquito más de tiempo en pantalla, para convertir el global de la trama en sobresaliente. Tal y como lo han hecho, la trama para mí es un 7, que tampoco está mal.

Al final todo se convierte en una auténtica orgía de ataques físicos y de ki contra algo de lo que no puedo hablar, pero que desde ya te adelanto que dejará seguramente bastante frío.

No hay un villano elocuente, con motivaciones y que genere sensación de crueldad psicológica ni nada por el estilo. Todo es bastante más plano, directo y sin grandes artificios argumentales. Eso sí, también tiene su componente positivo de nostalgia, de bizarrada incluso y de sangre. Porque sí, la sangre regresa a la película que se suponía más infantil de todas las modernas, y no de forma moderada precisamente. Super hero tiene más sangre que Dragon Ball Super Broly. Lidia con ello.

En líneas generales ya sabíamos que esto no era Dragon Ball Super Broly y de hecho Toriyama ya dijo que no era su intención, pero tampoco es una película que no sea digna de estar en cualquier top, por encima sin duda de la batalla de los dioses y de la resurrección de freezer.

De hecho y según los gustos de cada uno puede gustar incluso más que la de Broly. Eso ya dependerá mucho del tipo de fan que la vea.

Yo en estas impresiones he querido mencionar más o menos todos los puntos positivos y negativos, y puede que como consecuencia dé una sensación de que la película no ha sido tan buena, pero nada más lejos de la realidad.

A pesar de sus debates que los habrá y muy grandes en los próximos meses, por sus implicaciones futuras en la franquicia, es seguramente la película más importante de las últimas décadas.

Solo por eso, por su en mayor parte sobresaliente CGI, por sus frenéticas aunque no perfectas batallas, y por un equilibrio entre diálogo y golpes casi perfecto, merece más que la pena que pagues tu entrada en el cine cuando salga en tu país.